domingo, 21 de febrero de 2010

El niño con el pijama de rayas, John Boyne


Estamos ante un libro que hace un par de años colapsaba el metro y los autobuses... absolutamente todo el mundo lo leía. Todo el mundo menos yo, que lo leí hace un par de meses en una tarde de aburrimiento.

Tarde de aburrimiento que ojalá hubiera dedicado a ver una peli o a rascarme la barriga, porque no me gustó nada...seguramente soy un ser sin sensibilidad porque me parece uno de los libros más aburridos, previsibles e insulsos que jamás he leído.

No aporta absolutamente nada nuevo, el final se ve venir desde la mitad del libro...aunque a esas alturas del libro a mí ya me era indiferente lo que le pasara al Bruno de las narices.

El autor pretende contarnos la historia a través de los ojos de Bruno, y para ello el único recurso que se le ocurre es no llamar a las cosas por su nombre, escribir nombres tal y como suenan en lugar de como deben escribirse y dar por supuesto que un niño de nueve años es medio monguer y no tiene ni idea de lo que pasa a su alrededor...hombre, por favor, cómo no se va a dar cuenta de que el niño del pijama de rayas del título es un prisionero!!
A los mejor es que los demás éramos superdotados a los nueve años, pero no creo que ninguno de los cuatro que estáis leyendo esto fuérais así de oligolérdicos a los nueve años.

Típico best-seller lacrimógeno, pero al que le falta algo que para mí es fundamental en un best-seller: ENTRETENER!!!

19 comentarios:

Entrari dijo...

Feliz primer post Bich!

A mi el libro me gustó. No me entusiasmo, sólo gustó.

Bichejo dijo...

Asertivamente te lo digo: es una memez!!

Barbijaputa dijo...

Teniendo en cuenta que es un niño que ha vivido siempre aislado por sus padres del holocausto y que su vida era jugar en su barrio con sus dos amigos e ir a la escuela.

También tenemos que recordar que nadie en el mundo sabía qué estaba pasando en Alemania hasta que llegaron los estadounidenses y se encontraron con el pastel de los millones de muertos. ¿O crees que el mundo pensaba en los campos de concentraciones se mataba a la peña? No señora. Y si no lo sabía nadie, excepto los SS, cómo coño iba a saberlo un niño de 8 años?

Era previsible que el niño judío moriría, lo que no te puedes ni imaginar es que el prota va a ponerse otro pijama y se va a adentrar en el campo de concentración, y que para colmo, toca gas y lo matan.

A mí el libro me pareció original, y eso que ya habí leído "El diario de Anna FRank" y supuestamente ya tenía la visión del holocausto desde los ojos de una niña -que por cierto, ése sí que era previsible, y no por eso pierde dureza y calidad- pero que un libro sea previsible y/o lacrimógeno no significa que por fuerza sea malo. (Para previsible ahí tienes a Titanic (11 óscars). Pero claro, seguro que a ti no te gustó Titanic ni fuiste al cine a verla!

NO PUEDO CREER QUE PREFIRIERAS RASCARTE LA BARRIGA A LEERTE ESTE LIBRO, acabas de perder una depilación de cejas.

Asertivamente te lo digo; tu crítica es un poco superficial.

Bichejo dijo...

No puedo creerme que vaya a entrar en este debate pero...

El niño es monguer por muy aislado que le tuvieran los padres.

El niño no tiene por qué saber que se mataba a la gente, pero...al menos debería parecerle algo "raro" lo de la gente sucia, delgada hasta lo esqueléticom y todos con el mismo pijama...no hace falta ser un fuera de serie como Doogie Houser, MD, sólo un niño medianamente normal

A mí me pareció previsible el final (que no he contado por si alguien lo quería leer), qué quieres que te diga, se veía venir el dramón humano.

El diario de Anna Frank tiene esa pega, que le pasa como a Titanic, que sabes cómo acaba, pero no se pueden comparar los dos libros...sobre todo porque se supone que el diario es real, y de una chica judía adolescente, total, nada que ver.
Y claro que vi Titanic, y me encantó, pero seamos serios, por muchos 11 Oscar que tenga, tampoco es taaaaan buena película.

A mí el libro me pareció un auténtico truño, y si mi crítica es superficial, seguramente es porque yo lo soy...y mientras no haya línea editorial seguiré criticando a mi manera, aunque mis cejas acaben pareciendo las de Jafar el de Aladdin!!!

Barbijaputa dijo...

Debería avisar de que en mis comentarios hay espoilers.

Te haré algo peor que Jaffar en las cejas.

Bruno es adorable. Y el judío ya ni te cuento. Y tú eres tan mala como la hermana.

Bichejo dijo...

Calla, loca, que para una vez que entro en una discusión...estoy intentando mandar a la mierda el bienquedismo...puedo practicar contigo??

Schmuel es adorable total, Bruno es monguer

Pétalo dijo...

Pues yo estoy de acuerdo con Bich. Yo lo leí en la época del boom, y tampoco me gustó nada. No me gusta la redacción, y a la historia pienso que se le podia sacar mucho mas jugo. De hecho, creo que es de las pocas historias en las que la pelicula me ha gustado más que el libro.
Y Bruno es un niño gili, por dios!!

LA VANE dijo...

Jajaja, pelea, pelea. Bueno, yo el libro no lo he leido pero ya me lo habeis destrozado, macho. Es que lo habeis contado todo. ¡Que mala leche, teneis¡

Livia dijo...

Qué razón tienes ¡es lo más insulso que he leído en mi vida! durante un tiempo pensé que quizá fuera porque lo leí justo después de Si esto es un hombre (qué manera de llorar santo cielo santo cielo) pero ¡y un carajo es por comparación! es una ñoñería -aunque le reconozco sus virtudes para mis alumnos adolescentes.
Además un par de apuntes ejem ejem... "no se sabía" buenoooo, no se sabía que fuera tan brutal (porque era inimaginable hasta que alguien lo hizo) pero los trenes ibanllenos y volvían vacíos así que sí sabían (de hecho hay muchos informes en los que las SS cuenta cómo tenía que ir a algunos campos para que no se pasaran tanto con los concentrados, como suena) y no cuela eso de "oh, mis vecinos judíos ya no están, se fueron" y dos: no hay niño, por aislado que esté, que sea tan monguer ya aparecerá su abuelo, a ver a qué se preocupan tanto ¡para abofetearlo hasta la muerte! (por no hablar de cuando se va comiendo lo que le lleva uffff)

Bichejo dijo...

Barbi: JA!!!

Barbijaputa dijo...

Madre mía, qué violencia, pobres alumnos...

Entrari dijo...

Por favor, me niego a ver la pelicula. Viendo como se pone el patio... que sepaís que el libro me gustó, y estoy encantado de tener la primera edición del mismo.

Barbijaputa dijo...

Yo ya no voy a decir nada más, que Bich está aquí en menos de una hora y me apalea, y no tengo el cuello pa trotes.

Livia dijo...

pobres... ¿¿ellos?? já
Una semana hablando de La Celestina y sólo recuerdan una cosilla que dije sobre qué hubiera hecho Pleberio si el libro tuviera cincuenta años más... mis compañeros me miran raro desde entonces.
Les he recomendado este libro hasta la saciedad (y muchos otros) pero diciéndoles que dentro de unos años lean a Levi porque no banaliza el tema como Boyne

Illuminatus dijo...

En Vida y Destino hay una parte que ocurre en uno de los campos. A mí eso me encogió y me heló por dentro y dudo que éste lo consiguiese. Hace falta arte hasta para sacarle partido al sentimentalismo.

Barbijaputa dijo...

Livia; De verdad no te enterneció Schmuel?

Illu; para helarte la sangre a ti, madre mía!!

Livia dijo...

Barbi, Lo único que salva el libro es el final, terriblemente previsible pero siendo todo taaaan mono pensé que no se atrevería (y eso si conseguimos obviar que se da de bofetadas con el funcionamiento burocrático de los campos de concentración)
No me despertó ternura porque una historia en un campo de concentración no puede ser tierna y esta lo pretende cayendo en la ñoñería más absoluta.
A ver, como decía, recomiendo el libro a mis simpáticos alumnos para que a través de un relato facilón como el niño del pijama de rayas (que piense que es un ¡pijama! es para pegarle) sepan algo de los horrores de la 2ª guerra mundial sin matarlos de angustia, pero, insisto, les digo que en unos años lean algo realista, no sea que lleguen a la conclusión de que la vida en Auschwitz daba para momentos tiernos.

JuanRa Diablo dijo...

Pues desde mi punto de vista ni tanto ni tan calvo. Ni el gran boom que le dieron ni lo mal que lo has puesto tú.

Lo leí en un par de horas pues la lectura es facilísima y amena, y eso siempre es de agradecer. No soporto que un libro se vuelva denso.
Ahora bien, busca golpes de efectismo para tocarnos la fibra y no lo consigue. Al menos no lo consiguió en mí caso.

Estoy con Barbija en que toda la información de que disponemos hoy, en ese momento era inexistente y el niño (sí, vale, poco observador) podía muy bien estar en la inopia en cuanto a lo que allí sucedía.

En fin, yo creo que en esto de los libros y en las películas influyen un millón de cosas para que nos gusten más o menos. Hasta el estado de ánimo!

Un abrazo

Mak dijo...

Con un año de atraso... A mí tampoco me gustó nada el libro. Me aburrió millas. Lo leí en una tarde y menuda caca. Ni siquiera lo quería leer, pero mis padres me lo regalaron por Reyes porque era muy vendido, como si a mí me molasen esos libros...

La peli es igual de truño.

Publicar un comentario