lunes, 15 de marzo de 2010

El fin del mundo, y un despiadado país de las Maravillas. De Haruki Murakami.

La razón de que los títulos de algunos libros de Murakami sean tan largos, es porque en japonés apenas ocupan unos kanjis. Y la pena de ello, es la cantidad de matices que pueden obtenerse del significado de los mismos.


A la mitad de la lectura del libro pensé en la sinopsis que tendría que escribir. Fue cuando me dí cuenta que los personajes no tenían nombre. Trescientas páginas. Diez personajes que ya podía distinguir entre si, y ningún nombre. Ninguno.


Los capítulos se alternan entre el Despiadado País de las Maravillas, una suerte de Tokio actual, y el Fin del Mundo, una ciudad amurallada dónde sus habitantes han de vivir sin sus sombras. Es un libro sobre recuerdos, sobre perder y recuperar cosas. Sobre la sensación de cómo el mundo cambia y como esos cambios dejan patentes los huecos que la rutina simula llenar.

Me encantan los personajes de la historia. Como juegan con lo cotidiano. Como la sola importancia de la elección de un sofá es importante. Lo lees, y lo entiendes. Es la maravilla por lo cotidiano. Hechos simples que al final, llevan un gran significado. 

Siempre que se habla de Murakami hay que meter al menos algunas de sus demoledoras frases:

"Una vez que has perdido una cosa, aunque esa cosa deje de existir, la sigues perdiendo eternamente. ¿Lo entiendes?"

Como curiosidad, dicen que este es el libro favorito del autor. Pese a su tardía publicación, es uno de los primeros que escribió. Espero que los que sigan a After Dark sean mejores que ese, y vuelva a su nivel habitual.

5 comentarios:

elsilbidodelaserpiente dijo...

Yo me he leído un par de libros de Murakami y de verdad que no puedo con él.
Sabe mantenerte interesado, pendiente de lo que puede pasar, suele describir muy bien para mi gusto.
Pero tiene unos diálogos bastante insulsos y remata bastante mal los libros. Para mí hace finales que no hay por dónde cogerlos.

a ver qué opináis los demás.

Saludoss y silbidoss..

Entrari dijo...

Bueno, los dialogos de Murakami son muy "suyos". No sé, me gusta como mezcla lo trascendente con cualquier insignificancia a continuación.

Respecto a como remata los libros... la verdad es que tiene dos o tres que te dejan igual. Pero de otros tantos suyos me gusta que deje que se insinué lo que pasa a continuación. Aunque este ejemplo con "Spunik, mi amor" haga aguas por todos los lados. El final casi me mata.

Barbijaputa dijo...

Yo tengo la agenda llena de diálogos de "Tokio Blues" que me enamoraron y copié!

Illuminatus dijo...

El único que me he leído de Murakami fue el primero que publicaron, la Crónica del Pájaro que da Cuerda al Mundo, que me gustó bastante pero no me he metido con ninguno más.

Hay un par de citas en ese libro que son tremendas y con las que me siento reflejado.

Entrari dijo...

Illuminatus. Ese justo es uno de los que más me gustaron. Trata de leerte "La caza del carnero Salvaje" o "Kafka en la Orilla". Son igual de geniales. Joder, es que, excepto After Dark, son todos tremendos

Publicar un comentario