domingo, 27 de junio de 2010

Las edades de Lulú



Almudena, tengo que decirte que tu ópera prima es un mojón seco.

Personajes con encefalograma plano, protagonistas a cual más salido, así, sin más, la palabra es salido, nada de sensual, sexual, caliente... no, no; salidos. En plan chungo, ni erótico, ni festivo. Un horror de libro, de diálogos, de descripciones, de relaciones, de saltos en el tiempo sin ton ni son.

Las edades de Lulú es la excepción que confirma la regla de que Almudena Grandes es una escritora como la copa de un pino. Eso sí, una excepción gigantesca, maloliente, irreverente y sin interés alguno.

Una mierda pa Lulú y otra pal cantamañanas del que se la pimpla durante todo el libro. Menudo dos oligofrénicos insufribles.

Buf, escalofríos.

4 comentarios:

Illuminatus dijo...

Querida, no sé ni qué decir. Tal sinceridad me abruma. No he leído el libro pero tu forma de recomendarlo hace que me parta el esfinter anal.

Por favor, el próximo que sea de Etxebarría.

Pétalo dijo...

Pero no te estaba gustando????? La verdad es que yo lo dejé a mitad porque me estaba pareciendo una peli muy mala de almodovar.

Livia dijo...

Lo leí hace tanto tiempo que apenas lo recuerdo -aunque juraría que me gustó, imagino que es lo que tiene leer un libro así en la playa con 18 años- pero, la pregunta que me abruma entonces es ¿¿te gustó Te llamaré Viernes??

Gift dijo...

La foto de la portada resume el libro pues.

Siempre puedes utilizarlo cuando se te acabe el hijiénico, ya verás que gusto, de darle el merecido uso al susodicho.

Publicar un comentario